Los paneles solares y el autoconsumo invaden las azoteas de Andaluc├şa ­čî×

Cada vez son más las comunidades de vecinos que apuestan por el autoconsumo compartido. La potencia de tales instalaciones se ha duplicado en 2022.

La desaparici├│n del llamado impuesto al sol, las fluctuaciones de los precios de la electricidad y del gas, el abaratamiento de los paneles solares y de otros equipos relacionados con esta producci├│n de energ├şa o las subvenciones p├║blicas que cubren parte del coste de la instalaci├│n son algunos de los motivos que explican esta fiebre.

Espa├▒a es uno de los pa├şses m├ís soleados de Europa, y┬áAndaluc├şa una de las comunidades con m├ís horas de luz al a├▒o, m├ís de 3.000. Esto aumenta la rentabilidad de instalar placas solares en comparaci├│n con otros lugares. M├ís horas de sol se traduce en m├ís energ├şa.

 

┬┐Como beneficiar del autoconsumo colectivo? ­čĆó

La implementaci├│n de centrales solares de uso compartido en un edificio de viviendas requiere la aprobaci├│n de la mayor├şa de los vecinos propietarios.

Una vez aprobado, cada vecino puede elegir si s├│lo se suman a la parte del proyecto que afecta al┬áconsumo de energ├şa de las zonas comunes (luces de las escaleras y pasillos, funcionamiento del ascensor, puertas el├ęctricas…), que concierne a todos los comuneros, o si tambi├ęn quieren aprovechar de la energ├şa generada por los paneles solares en sus hogares, lo cu├íl puede afectar a todos o a varios comuneros.

Despu├ęs, se realiza un estudio del consumo de cada vivienda, porque no es lo mismo una se├▒ora mayor que vive sola que una familia de cuatro miembros, ya que uno quiz├ís s├│lo necesite tres placas y otro cinco. Cada una de las viviendas puede tener un n├║mero diferente de paneles instalados. Tambi├ęn hay que elegir en qu├ę ├írea com├║n se instalar├ín las placas, que suele ser las azoteas de los edificios.